mayo 12, 2022

Guía de cuidados para conservar tu mobiliario como el primer día

Si quieres que tus muebles estén bonitos y duren mucho tiempo en perfecto estado, debes darles un correcto mantenimiento. Te contamos qué hacer para cuidar y limpiar correctamente el mobiliario de tu hogar.

1. Cuidados básicos para muebles

Mesas, estanterías, aparadores… si quieres disfrutar de tus muebles durante muchos años, en Loft Confort te damos las claves para cuidarlos.

Consejos para proteger muebles de madera

Los muebles de madera son bastante sensibles a las condiciones ambientales, así que si quieres protegerlos debes tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Exposición al sol: la luz directa e intensa del sol puede perjudicar la madera deformándola y haciendo que pierda color. Para evitarlo ubica tus muebles de forma que los rayos del sol le afecten lo menos posible o utiliza cortinas, persianas, estores o cualquier otro tipo de filtro solar.
  • Contrastes de temperatura: la madera es un material sensible las bajas y altas temperaturas, por lo que no debes situar tus muebles demasiado cerca de fuentes de calor (radiadores, estufas, chimeneas…) o frío (aire acondicionado). Siempre que pongas algo caliente o frío sobre su superficie (recipientes con comida, bebidas, ordenadores…) utiliza manteles, posavasos o tapetes para que no se vean afectados.
  • Agua y humedad: el agua hace que la madera se hinche y se deforme, por eso lo más adecuado es que la humedad relativa en tu hogar siempre esté en torno al 40%-50%. Sé cuidadoso cuando manejes recipientes con agua sobre los muebles y, en caso de derrames, seca el líquido lo antes posible para evitar que la madera lo absorba.

Cómo limpiar los muebles correctamente

En términos generales, lo mejor para mantener tus muebles limpios es quitarles el polvo periódicamente. Para hacerlo usa un paño seco de microfibra o algodón suave y haz movimientos circulares sobre la superficie del mueble para retirar el polvo. Si además de limpiar quieres dar algo de brillo, puedes añadir un producto específico y compatible con el material del que están hechos tus muebles.

Limpiar con regularidad el polvo de tus muebles alargará su vida útil, pero si en algún momento necesitas realizar una limpieza más intensa puedes hacer lo siguiente:

Muebles de madera y derivados de esta

Si quieres limpiar más a fondo superficies de madera, al natural o barnizadas, puedes utilizar una bayeta humedecida en agua templada. ¡Ojo! Debe estar húmeda, nunca mojada, ya que la madera es muy sensible al agua y podría estropearse si la mojamos. Debes pasar la bayeta siempre siguiendo la dirección natural de las vetas e incidir especialmente en los recovecos o surcos (si los hay) pero sin hacer demasiada presión. Al acabar no olvides secar la madera con un paño limpio y seco para retirar cualquier resto de humedad.

Nunca limpies muebles de madera natural con productos como lejía o amoníaco ni frotes con trapos abrasivos o estropajos. Esta práctica estropeará la superficie de tus muebles, que perderán su brillo y la capa de barniz, si la tienen, además de rayarlos.

En el caso de los muebles lacados, recuerda que son muy delicados, así que si necesitas eliminar algún tipo de mancha lo mejor es que acudas a un profesional o que utilices productos específicos para este tipo de muebles.

Si lo que quieres es limpiar un mueble de melamina, entonces utiliza un trapo humedecido y después seca la superficie con un paño seco para que no queden marcas de agua. Evita usar productos como ceras u otros aerosoles para no engrasarlos.

Muebles de otros materiales (vidrio, metal, cerámica…)

  • Los muebles con superficies de vidrio (mesas, baldas, vitrinas…) pueden limpiarse fácilmente con limpiacristales y un paño suave y limpio.
  • Los muebles con acabados metálicos, como el aluminio, también son bastante delicados, por lo que al limpiarlos hay que tener mucho cuidado de no rayarlos con trapos ásperos o estropajos.
  • Los muebles con superficies cerámicas suelen ser más resistentes y no requieren tanta limpieza. Aún así, puedes darles mantenimiento utilizando un detergente multiusos y una esponja suave.

2. Cuidados para sofás y otros muebles con tapicería

Desenfundable, blanco, de tejido antimanchas… Sea como sea tu sofá, te enseñamos a limpiarlo correctamente con productos que seguro tienes en casa. ¡Y además naturales, como nos gusta en Loft Confort!

¿Cuándo hay que limpiar el sofá?

Limpiar el sofá a fondo es una de esas tareas que debes realizar al menos cada 6 meses, incluso aunque aparentemente no está sucio. El polvo y los ácaros hacen que se vea deslucido y, además, estos se acumulan en los rincones y las esquinas, aunque no los veamos.

Cómo limpiar el sofá correctamente

Hay varias maneras de limpiar el sofá sin utilizar productos químicos: con vapor, con productos caseros o simplemente con agua, si este es de tela antimanchas. Si es desenfundable, utilizaremos un procedimiento distinto. Te contamos paso a paso cómo limpiar tu sofá para que luzca tan bonito (y colorido) como el primer día. ¡Incluso si es un sofá de tela blanco!

Paso 1. Antes de limpiarlo, aspíralo

Hay un paso que tienes que realizar en todos y cada uno de los casos, sea como sea tu sofá: ¡aspirarlo! Así eliminas polvo, pelos, ácaros, migas de pan…

Quita los cojines y asientos si se puede y aspira cada uno de ellos individualmente y después toda la superficie del sofá (recovecos incluidos). Si está pegado a la pared o tiene muebles cerca, sepáralo para aspirar también la parte trasera y la de abajo (si puedes). Hazlo con el accesorio del aspirador con forma de cepillo y con el de boquilla plana para llegar bien a todas las esquinas. Si no lo tienes, emplea un cepillo de cerdas finas para eliminar lo que el aspirador no haya podido quitar. Limpia también las patas u otros elementos que no sean de tela con un paño que no deje pelusas.

Paso 2. Limpieza según el tipo de sofá

Después del aspirado, dependiendo de cómo sea tu sofá y la tela, lo limpiarás de una manera u otra:

  • Si es desenfundable, quita las fundas y lávalas siguiendo las instrucciones de la etiqueta. Ante la duda, hazlo con agua fría, un jabón neutro, con un centrifugado más bien suave y sin suavizante. Deja que se sequen al aire y nunca al sol para que no se decoloren. Si es posible colócalas extendidas para que no se deformen.
  • Si las fundas no se pueden quitar, comprueba en qué tejido está confeccionado tu sofá y, antes de aplicar cualquier tratamiento, asegúrate de que no se estropea o decolora haciendo una pequeña prueba en una parte no visible de la tapicería.

Otros métodos para limpiar eficazmente cualquier sofá

Cómo limpiar un sofá de tela muy sucio

Si tu sofá tiene manchas muy visibles, lo mejor es que primero las trates una a una.

Haz una mezcla de un litro de agua tibia, un vaso de vinagre (o el zumo colado de un limón) y una cucharadita de bicarbonato (¡bendito bicarbonato!). Pulveriza la solución sobre las manchas y, con un paño que no deje pelusa, haz movimientos circulares sobre ellas. Después repasa el sofá entero con la misma mezcla para que no queden diferencias.

Te dejamos dos opciones más:

  • Puedes utilizar tan solo alcohol (vale el de 96º y el de 70º) en un pulverizador. Aplícalo poco a poco sobre toda la superficie, pásalo con un cepillo de cerdas suaves y ve secando con un paño limpio
  • Si el sofá tiene manchas que persisten, mezcla medio vaso de agua con dos o tres cucharadas de bicarbonato. Humecede un paño en la mezcla y colócalo encima de la mancha durante 10 minutos. Después, escurre el trapo y frota la mancha

Cómo limpiar un sofá de tela con vaporeta

Si tienes un aspirador a vapor o una vaporeta, nuestro consejo es que lo utilices para limpiar tu sofá de tela. ¡Cómodo y rápido!

Antes de empezar es recomendable que consultes previamente las instrucciones del fabricante de tu sofá para asegurarte de que su uso es adecuado en el tapizado. En caso afirmativo, primero elimina las manchas difíciles con alguno de los trucos caseros te hemos explicado antes y, después, da paso a la limpieza con vapor de agua limpia. ¡Sí, solo vapor! Con paciencia y siguiendo un orden, repasa toda la superficie de tu sofá de tela. Después deja que se seque bien antes de usarlo.

Cómo limpiar un sofá de tela antimanchas

Los sofás antimanchas, como los que utilizan tecnología Aquaclean®, tienen un mantenimiento muy sencillo y nos ahorran tiempo y esfuerzo en tareas de limpieza, ya que impiden que la suciedad penetre en el tejido. La ventaja de este tipo de tapicerías está en que, si se ensucia la tela, la suciedad va a ser mucho más fácil de eliminar que en un sofá con tapicería convencional. Lo único tendrás que hacer es pasarle un paño mojado con agua a la mancha. Nada más. Si está reseca, humedécela hasta que pueda quitarse bien.

¿Que está sucio, sucio? Primero calienta un vaso con agua y un chorrito de jabón neutro para manos. Tras esto, con un trapo humedecido con la solución, repasa toda la superficie del sofá con suavidad y en movimientos circulares.

¡Ahora ya sabes cómo cuidar y limpiar tus muebles para mantenerlos en perfecto estado durante más años! En Loft Confort esperamos que estos consejos te hayan sido útiles. Si tienes alguna duda sobre el mantenimiento de cualquiera de nuestros productos, no dudes en preguntarnos.

#loftmagazine

Quizá te interese

¿ÚLTIMAS NOVEDADES?

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

    Mi carrito
    Aún no agregaste productos.
    Seguir viendo